Las adicciones del siglo XXI

Cuando hablamos de Proyecto Hombre, enseguida viene a la cabeza una asociación que ayuda a personas con adicción a las drogas, Verdad?

En los últimos años, pero, esta entidad también trata pacientes con otros tipos de dependencias, como por ejemplo la adicción a las nuevas tecnologías o al porno gratis. Personas que no pueden vivir sin Internet, los videojuegos o el teléfono móvil y que se vuelven irritables si no pueden «conectarse». Es un mal todavía poco conocido pero que va en aumento y amenaza con convertirse con la epidemia del siglo XXI.

proyecto hombrePara conocer algo mejor qué representa ser adicto a las nuevas tecnologías y como es debido afrontar esta enfermedad, hemos hablado con Julian Artetes.

Hola Julian. Aproximadamente, cuánta gente se trata en Proyecto Hombre por adicciones a las nuevas tecnologías?

Del total de personas atendidas no es más de un 5%. Aún así, el más relevante es que hace 10 años nadie pedía ayuda por abuso o dependencia a las nuevas tecnologías. Y parece que la tendencia es recibir cada vez además personas.

Cuál es el perfil de este tipo de enfermo?

Entendiendo que cada caso es un mundo, se podrían diferenciar dos perfiles que sobresalen respecto de otros. En primer lugar adultos, mayoritariamente hombres de entre 30 y 45 años que abusan de Internet como un canal por una dependencia más primaria como puede ser la adicción al sexo (pornografía por ejemplo) o al juego patológico. En segundo lugar, adolescentes, sobre todo chicos, con dependencia a los juegos en red a través de Internet (desde casa suya o en locales de pago por horas de conexión). Puntualmente, también hemos atendido casos de chicas adultas o adolescentes con problemas de abuso al teléfono móvil y a los chats, por ejemplo badoo.com.

Cuando se considera que alguien está «enganchado» a las nuevas tecnologías?

Decimos que alguien está «enganchado» o que es adicto a las nuevas tecnologías cuando el uso de aquella tecnología pasa a ser su actividad principal en su vida y este hecho le repercute negativamente.

Qué síntomas provoca?

Cuando alguien es adicto a una nueva tecnología, como conectarse en Internet, tiene que conectarse varías horas al día. Si no puede hacer uso en la frecuencia habitual, se irrita, siendo una fuerte insatisfacción. Busca constantemente la manera y los recursos para estar conectado. Normalmente, no reconoce que tiene un problema. Puede aislarse de parte de su entorno social habitual. Puede repercutir en un bajo rendimiento laboral o académico.

Qué tipo de tratamiento se tiene que seguir?

rehabilitacion adiccionesLa diferencia más importante entre los tratamientos contra las drogas y los tratamientos de las adicciones a nuevas tecnologías es que, en el caso de las drogas, la finalidad última tendría que ser dejar de consumirlas, pero en el caso de las nuevas tecnologías, la finalidad tiene que ser aprender a hacer un uso más controlado y saludable. Aún así, primeramente, la persona adicta tiene que distanciarse temporalmente de la nueva tecnología, tomar conciencia de las consecuencias reales de este consumo abusivo y dotarse de herramientas personales para afrontar una convivencia controlada. En segundo lugar, la familia es clave en cualquier proceso de recuperación. Durante el tratamiento, es muy útil implicar la familia porque apoye en momentos críticos y conozca qué papel juega a favor del cambio en el estilo de vida del afectado.

Está relacionado con otras adicciones?

Con frecuencia, muchas personas que tienen problemas de drogas también abusan otras adicciones. Las más habituales son el juego patológico y la adicción al sexo.

Qué es lo más importante para conseguir «desengancharse»?

Ante nuevos fenómenos como las adicciones a las nuevas tecnologías es muy común que tanto personas afectadas directas como los familiares no contemplen claramente el problema y que tengan muchas dudas a la vez de pedir ayuda. Hay mucha desinformación. Yo los recomendaría que, ante la duda, consulten a un profesional. Quienes trabajamos desde hace años con personas con problemas de drogas sabemos que dar el primer paso es dar un paso de gigante, pero también es el paso más difícil.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*