Bajada del IRPF en Cataluña

«Todo el mundo notará la rebaja del IRPF, pero quien lo notará más son las rentas más bajas». Fue la prometida del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, sobre la reforma fiscal impulsada por el gobierno de Mariano Rajoy ‘in extremis’ a finales de legislatura. Pero ha sido realmente así? Casi medio año después de la entrada en vigor de la reforma, el ‘think tank’ Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea) ha hecho la prueba del algodón a las prometidas del ejecutivo del PP para #ver si la rebaja de los tramos estatales del IRPF se estaba notando a los bolsillos de los ciudadanos.

Y, a pesar de que la rebaja ha sido generalizada, Fedea calcula que un 5,2% de los contribuyentes está perdiendo con la simplificación de los tramos estatales del IRPF –que han pasado de siete a cinco–, mientras que un tercio de los ciudadanos ni siquiera llegará a notar la reforma, que entrará en una segunda fase el 2016. Así se deduce de la estimación del impacto que ha presentado este miércoles Fedea en una rueda de prensa en Madrid. En total, el ‘think tank’ que dirige el economista Ángel de la Fuente, muy cercano al ministro Montoro, calcula una rebaja mediana del impuesto para los contribuyentes de un 10,57% hasta finales del 2016, por debajo de la rebaja que el gobierno español calculó, de un 12,5%. Fedea no ha sabido explicar esta diferencia.

Más impuestos en Cataluña

Pero esta reducción está siendo muy menor en Cataluña. Los catalanes son y serán los menos beneficiados al conjunto del Estado por la reforma del IRPF. Este 2015 acabaremos pagando un 1,89% más de impuestos autonómicos (por el que hace el impuesto sobre la renta) que no el 2014. En cambio, en Castilla-La Mancha este año pagarán un 6,57% menos en el tramo autonómico del IRPF, y se convertirá así en la comunidad más beneficiada de la reforma fiscal, con casi un 12% menos de IRPF a la cabeza del año si se tienen en cuenta tanto el tramo autonómico como el estatal de este impuesto.

Según ha explicado Julio López Laborda, profesor de la Universidad de Zaragoza y miembro de Fedea, esto es debido de, en parte, a la decisión de la Generalitat de no igualar las rebajas de IRPF aplicadas por el Estado. Pero, sobre todo, la penalización a los ciudadanos catalanes se debe de a la manera como se graba el ahorro, es decir, el que se cobra de impuestos a las rentas generadas por dividendos, intereses y ganancias del capital. Con la reforma fiscal, el Estado suprimió un impuesto complementario a los ahorros. La Generalitat, en cambio, decidió no hacerlo. Y esto ha provocado que se haya incrementado hasta un 23,4% la tarifa del ahorro en Cataluña. De todos modos, a pesar de ser los menos beneficiados de la reforma, los catalanes notaremos de media una reducción del 6,25% en IRPF. La razón? La rebaja del tramo estatal en un 13%.

Menos redistribución de la riqueza

A pesar de que, según aseguró Montoro, la reforma se hizo porque las rentas más bajas paguen menos impuestos y se redistribuya mejor la riqueza, Fedea constata que no es así. López Laborda ha explicado que el gobierno del PP ha conseguido «neutralizar» la subida de impuestos de cuando llegaron al gobierno a finales del 2011 y que es cierto que a finales del 2015 acabaremos pagando menos IRPF que entonces, pero que a la vez el 1% de los españoles más ricos están entre los más beneficats por la reforma.

«El nuevo IRPF estatal es menos redistributivo que el que teníamos hasta ahora», ha dicho el experto de Fedea. La razón es que todos los contribuyentes pagan menos de media, pero sobre todo las rentas más altas: las que pasan los 94.000 euros pagarán un 9,8% menos de impuestos.

Beneficios para los ciudadanos más ricos

El informe de Fedea divide los contribuyentes entre diferentes perfiles y se da cuenta que los más beneficats son los que la mayor parte de sus rentas provienen del ahorro –de dividendos, intereses y ganancias de capital– y que se sitúan en la parte más alta de los tramos del IRPF. «Son pocos y muy ricos», ha dicho Laborda. A pesar de que Montoro había defendido que uno de los impactos más importantes lo tendrían las familias con hijos (y especialmente las familias numerosas) o los discapacitados, las rentas del ahorro los pasan por delante. Eso sí, la reforma no beneficia en ningún sentido los pensionistas.

Una reforma que «no mata»

Ángel de la Fuente ha utilizado el informe para reprochar en el gobierno español que haya impulsado una reforma fiscal «bastante complicada». En este sentido, ve necesario simplificar las diferencias entre los tramos de IRPF estatal y autonómicos para hacerlos más «sencillos y transparentes». «La reforma no mata», ha señalado. Preguntado por la reforma pendiente del sistema de financiación autonómica y que podría permitir a la Generalitat bajar los tramos del IRPF, De la Fuente ha dicho que «está pendiente» pero que ahora mismo «no hay tiempo material» para hacerlo esta legislatura.

El director de Fedea fue el encargado de elaborar las balanzas fiscales de Montoro, que situaban Cataluña en la media de financiación autonómica pero con 8.500 millones de euros de déficit fiscal, la mitad que el de la Comunitat de Madrid.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*