Así de fácil es fabricar jabón de glicerina

Para combatir las molestias de la piel nada mejor como un buen jabón de glicerina natural (más información), que además de servir como exfoliante, ayuda a recuperar la piel, para que luzca siempre lozana y tersa; sin químicos, fácil de hacer en casa y lo mejor, económico.

Jabón de glicerina en sencillos pasos

Si desea tener una piel hidratada, sana y cuidada, uno de los mejores aliados es el jabón de glicerina, regalo de la naturaleza en forma de aceite y cuyas propiedades son apetecidas por la industria cosmética, pues la glicerina es uno de los componentes esenciales para la elaboración de las cremas humectantes, los jabones, entre otros productos.

Por décadas, los cosmetólogos han estudiado sus aplicaciones benéficas y multifacéticas. La glicerina, además de ser inodora e incolora, tiene la propiedad característica como higroscópico, o sea la de absorber y exhalar la humedad, dependiendo del medio en que se encuentre, por lo que la hace perfecta para elaboración de jabón.

Pero antes que nada, primero debes conocer los beneficios del jabón de glicerina; sirve para hidratar, calmar la picazón, la sequedad y la descamación de la piel; también es ideal para una limpieza profunda de esa indeseable grasa que se aloja en los poros y que luego aparece en forma de acné.

Las odiadas estrías y las arrugas también se combaten con la glicerina, porque su pH neutro evita irritación y la propensión a alergias. De ahí que sea recomendado para el cuidado de la sensible piel de los bebés.

El jabón de glicerina es fácil de preparar en casa, porque es sencilla de conseguir en farmacias, supermercados, tiendas de productos cosméticos o en perfumerías.

Recomendaciones especiales sobre el jabón de glicerina

Solo debe seguir éstas prácticas recomendaciones. Recuerda que se necesita: glicerina, un recipiente, un molde, preferiblemente de silicona, un utensilio para revólver y, la esencia aromática y el colorante es opcional.

Si tiene la glicerina en estado sólido, lo primero que debe hacer es ponerla en un recipiente y hacer que se derrita mediante la acción del calor, bien sea a fuego o en microondas.

Ahora bien, si posee la glicerina en forma líquida, lo más aconsejable es que la mezcle con varios litros de agua hervida (dependiendo de su pureza necesitarás más o menos cantidad de agua) para que tome una apariencia espesa.

Ya en el estado líquido ideal, viértela sobre un vasija y revuélvala haciendo movimientos circulares de arriba hacia abajo para evitar que se formen burbujas que, eventualmente podrían estropear el jabón.

Es opcional agregarle colorante, si desea hacerlo, asegúrese de mezclarlo bien para que adquiera un color uniforme.

Si desea que el jabón de glicerina aromatice su piel, añada la esencia de su predilección, vainilla, menta o frambuesa son algunas de las recomendadas.

El último y más sencillo paso es verter la glicerina en el molde, pero para que sea fácil retirarlo, lo mejor es aplicarle a éste un poco de aceite y, solo resta esperar de dos a tres horas para que se solidifique y listo: jabón de glicerina para humectar y cuidar la piel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*